jueves, 24 de abril de 2014

Sol de Medianoche (1985)


Dirigida por Taylor Hackford y protagonizada por Mikhail Baryshnikov, Gregory Hines, Helen Mirren, Isabella Rossellini y Jerzy Skolimowski. Fue rodada en Finlandia, Inglaterra, Escocia, Portugal y en (la por entonces) Unión Soviética. Un filme recordado tanto por las escenas de baile de Hines y Baryshnikov como por las canciones "Say You, Say Me" de Lionel Richie, ganadora de un Oscar y "Separate Lives", interpretada por Phil Collins y Marilyn Martin, igualmente nominada al Oscar.


Llamada también White Nights o Noches blancas. Una película cuyos efectos visuales fueron muy aplaudidos en su momento. Toma su nombre del fenómeno en el Círculo Polar Artico en el cual las puestas de sol son tardías y los amaneceres más tempranos. Como consecuencia de esto, la oscuridad nunca es completa. Este fenómeno natural es conocido popularmente con el nombre de Noches blancas. Dostoyevsky se basa también en este fenómeno para dar nombre a su novela "Noches Blancas", pero dicha novela no tiene nada que ver con la película.

Argumento.
Nikolai 'Kolya' Rodchenko (interpretado por Baryshnikov) es un bailarín de ballet que
desertó de la Unión Soviética hace 8 años. Durante una gira artística, el avión que lo estaba llevando a Japón tuvo que hacer un aterrizaje forzoso en Siberia, donde Nikolai es reconocido y capturado por un ofical de la KGB, el Coronel Chaiko (Jerzy Skolimowski). Chaiko entonces, contacta con el bailarín de tap afro-americano Raymond Greenwood (Hines), quien a su vez, en contra de la guerra de Vietnam, había desertado de Estados Unidos y se había refugiado en Rusia. El deseo de Chaiko era que Rodchenko bailara en la noche inaugural de la temporada del teatro Kirov, por lo que es puesto bajo la supervisión de Greenwood. Para convencer a Rodchenko, Chaiko decide utilizar a Galina Ivanova (Mirren), una antigua bailarina que nunca había salido de la Unión Soviética y que había sido novia de Rodchenko. Después de un periodo inicial de fricciones tanto raciales como artísticas, los dos bailarines, desertores ambos en sentido contrario, llegan a ser muy buenos amigos. Nikolai trata de convencer a Raymond de lo limitada que es su vida en la URSS y cuando este último se entera de que su esposa Darya (Rossellini) está embarazada, se da cuenta que no quiere que su hijo crezca allí, y así, planean escapar, con la ayuda de Galina, quien todavía está enamorada de Nikolai.


 

La principal razón que tuve para comprar esta película es obviamente Mikhail Baryshnikov, quien a diferencia de Rudolf Nureyev, la cámara de cine le fue muy favorable. Baryshnikov logra llevar a la pantalla grande la fuerza y la inteligencia que lo distinguen en la danza.

Baryshnikov abre la película con la coreografía de Roland Petit "El Joven y la Muerte". Con libreto de Jean Cocteau y considerada la máxima obra del coreógrafo francés.

 
Co-protagonizada por Gregory Hines, actor, cantante y bailarín estadounidense cuya especialidad siempre fue el tap:




La película explora tanto los aspectos negativos como los positivos de ambas sociedades: americanas y rusas. En una escena fuerte, un Raymond borracho expresa las razones que tuvo para emigrar a la Unión Soviética, sobre todo el trauma de la guerra en Vietnam. La mayor parte del tiempo, sin embargo, la película es anti-soviética, haciendo hincapié en la opresión de la KGB para con los ciudadanos soviéticos.

Propaganda anticomunista que nos hemos acostumbrado a ver en las películas norteamericanas, y por lo tanto es siempre predecible. El coronel Chaiko es el típico funcionario soviético que muestra una fachada suave al tratar con extranjeros, pero es frío y despiadado con los ciudadanos soviéticos.

A pesar de la falta de suspenso, Sol de Medianoche tiene muchos momentos buenos que la hacen una película digna de ver. Las escenas de danza son impecables y emocionantes. El simple hecho de mirar a Baryshnikov en uno de sus mejores momentos dancísticos es muy emocionante. Las secuencias de Gregory Hines están llenas de fuerza y energía.

Las actuaciones son en su mayor parte genuinas y creíbles. Baryshnikov revive algunas de sus propias pesadillas en este personaje, ya que él también desertó de la Unión Soviética. Hines entiende la opresión debido a su experiencia en Estados Unidos como un actor negro sin éxito antes de que fuera reconocido.


Definitivamente los momentos dancísticos son lo mejor de la película, dos grandes de la danza juntos al que hubieramos preferido ver las dos horas baliando.






No hay comentarios:

Publicar un comentario