sábado, 5 de julio de 2014

Coreografía. Algunos consejos.

Hacer coreografía no se trata simplemente de poner pasos y hacer figuras. El coreógrafo tiene la responsabilidad de crear obras dancísticas que provoquen sentimientos, emociones, ideas, reflexiones en el espectador. Para llegar a ser un coreógrafo profesional, se requieren años de estudio, años de experiencia como bailarín profesional, conocimientos avanzados de música y por supuesto, dedicar la vida entera a hacer coreografía. Pero ¿qué pasa en las escuelas de danza o las academias, cuando el maestro tiene la tarea de hacer una coreografía para sus alumnos? 


No es 100% coreógrafo, pero por supuesto que el maestro de danza tiene la capacidad, los conocimientos y la creatividad para crear una obra que si bien no le va a convertir en el próximo Béjart, sí puede cumplir ciertos requisitos: ser agradable para los padres de familia, entretener al público, mostrar las aptitudes y los avances del bailarín, de acuerdo a su nivel. 

Todos los maestros hemos pasado por esto; elegir la música, pensar los pasos, diseñar la coreografía, montaje, ensayo y función. Y es verdad que al paso de los años uno va mejorando. Pero hay ocasiones en que se nos pone la mente en blanco y por mas esfuerzos que hacemos no se nos ocurre nada. ¿Has escuchado hablar del síndrome de la página en blanco (cuando los escritores se bloquean y pierden toda inspiración)?, algo así pero en el ámbito de la danza. Se acerca el recital de fin de cursos, los alumnos están emocionados, a la expectativa, y no tienes ni la más remota idea de qué poner. Es aquí donde entra ABC Danzar con sus tips y consejos. No existe la forma “correcta” de hacer coreografía, cada coreógrafo tiene su manera de trabajar. Las siguientes recomendaciones no son obligatorias ni necesarias para crear una coreografía. Son simplemente, sugerencias; una ayuda en caso de bloqueo mental. 

Define el Tema

¿De donde vas a partir? A veces la dirección escolar nos impone un tema alrededor del cual debe crearse la coreografía. A veces el tema es libre a la elección del maestro. ¿Partirás de una música impuesta o la vas a seleccionar de acuerdo al tema? (Recuerda que si tu coreografía será presentada en actos públicos deberás tener los permisos del copyright)

¿Será una coreografía para solista, dueto o grupal? ¿Será una historia narrada de manera literal, o más bien será una danza abstracta que provoque sensaciones? ¿Tienes un tiempo límite de duración o es libre? ¿Será una creación completamente nueva, una coreografía del repertorio clásico o una danza basada en el trabajo de alguien más? Recuerda que si te basas en el trabajo de alguien más, deberás pedirle su autorización. Copiar coreografías no es ético y habla mal de tu calidad profesional y de tus capacidades como coreógrafo. 

Define el tema utilizando no más de 4 o 5 palabras, por ejemplo: los copos de nieve, el amanecer, la niña malcriada, etc.

Investiga

En mi opinión personal, este es uno de los puntos más importantes en la realización de una coreografía. Una vez definido el tema, investiga todo lo que puedas acerca del mismo. Pregúntate cosas y busca respuestas. Tomando el ejemplo de los copos de nieve: cómo se forma la nieve y de qué esta hecha, cómo y cuales son los lugares donde predomina la nieve, cómo es la gente, la flora y la fauna en estos lugares, qué pasa con el copo de nieve cuando cae al piso, etc.

Si es una coreografía del repertorio clásico, busca videos con distintas versiones y analízalas. Investiga todo lo que puedas acerca del compositor y del coreógrafo; de su vida y obra. Conoce el argumento del ballet completo, su historia, sus personajes. Cuándo y dónde se estrenó y quienes fueron los bailarines principales en aquel momento. Define la personalidad del papel que interpretarán tus bailarines: un príncipe arrogante, una gitana coqueta, el fantasma de la mujer que murió traicionada por el amor, etc.

Si ya tienes la música definida, investiga todo lo que puedas sobre el autor. Sobre su vida y obra. Sobre la época y el lugar en el que compuso esa canción. ¿Cual fue la inspiración que lo llevó a crear esa melodía? Busca varias versiones de la misma canción y analízalas ¿Tu danza y la música comparten el mismo tema, o simplemente utilizarás esa música para contar una historia diferente? ¿Qué tiene en común esa melodía con tu tema?

Busca fuentes de inspiración

Parecido a la investigación, pero esta vez, se trata de descubrir las emociones y sensaciones que provoca el tema.

Busca cosas que te recuerden o que te hagan pensar en el tema. Fotografías, pinturas, esculturas, videos, películas. Lee libros sobre el tema: novelas, poesía, etc.

Busca en tu mente recuerdos de eventos que te remitan al tema, como un campamento en un bosque nevado, unas vacaciones en la playa, una fiesta familiar, etc

Si pudieras asignar un color a tu tema, ¿cuál sería y porqué? Y si pudieras asignar una línea a tu tema (recta, circular, quebrada, ondulada, en espiral, en zig zag, etc.), una figura geométrica, una letra, un olor, un sabor, un sonido ¿cuál sería y porqué?

Describe tu tema con 10 adjetivos, con 10 verbos y con 10 sustantivos.

Revisa videos de danzas que compartan tu tema, ¡no para copiar! sino para analizar las distintas interpretaciones y los puntos de vista de otros coreógrafos.

Improvisa

Por algún lado hay que empezar, y es justo la improvisación el lugar donde nace la danza. Si te sientes bloqueado, pon la música y déjate llevar. Graba tus improvisaciones y revisa los videos, tal vez encuentres algún paso o movimiento interesante sobre el cual puedas trabajar.

Juega con la velocidad. Repite el movimiento pero más lento, analiza cómo se ve y como se siente. Ahora más rápido y posteriormente combina algunas partes rápidas y algunas partes lentas. ¿Que versión te gusta mas y porqué?

Juega con los niveles. Ejecuta un mismo movimiento de pie, sentado, acostado, saltando; haciendo los ajustes necesarios.

¿Qué pasa si el movimiento lo haces en tu lugar o si lo haces caminando, corriendo, girando, saltando, cayendo?

Analiza la música

¿Recuerdas el artículo de "la música en la clase de danza"? Decide si tu música es binaria o ternaria.

Escucha la melodía y lleva su ritmo con las palmas. ¿Cuantas palmadas fueron en total? ¿Las palmadas son iguales o hay momentos donde se aceleran o desaceleran?

Cuéntala. ¿Esta formada por frases de 8 tiempos (8 palmadas), o es una melodía irregular cuyas frases tienen duraciones diferentes? ¿Cuantas frases son en total? 

¿La melodía tiene una estructura: introducción, desarrollo, clímax, desenlace; o es más bien plana? ¿Cómo harás para que tu coreografía coincida con dicha estructura?

¿Que instrumentos musicales reconoces en la melodía y cuales crees que llevan mayor importancia o peso? Imagina que cada bailarín es un instrumento diferente. ¿Cómo bailaría el piano, cómo el violín, cómo la batería? ¿En que momento se encuentran y bailan juntos y en que momento se separan?

¿Identificas el tema principal (aquella frase que se repite en una melodía, como un estribillo)? ¿Dicho tema al repetirse es identico o tiene algunas variantes? ¿Como danzarías el tema principal o tema A y como danzarías su variante o tema A’?

Dibuja la música. Parecido a una gráfica en donde “X" son las cuentas y “Y" la intensidad o energía que te transmite la música. La gráfica se verá horizontal en los momentos planos y subirá o bajará de acuerdo a la intensidad o emoción que te transmita la música. Piensa en cómo harás para que tu danza coincida en intensidad con tu música.




Analiza el principio y el final de tu música. ¿Empieza fuerte y de golpe o despacio y poco a poco va subiendo? ¿Termina con un acento dramático o el final es paulatino? ¿Como quedaría ese principio y ese final si juegas con los niveles (acostado, sentado, parado, etc? ¿Y si juegas con el número de bailarines (que vayan entrando o saliendo uno por uno, etc)?

Conoce a tus bailarines

Define cuantos bailarines van a participar en la coreogafía, de que edades y de que nivel.

Muy importante: el tema y la coreografía, deben ser de acuerdo a su edad. No puedes poner una coreografía titulada “la existencia problemática del hombre y su lugar en el cosmos FY416” a un grupo de niños de 8 años. Los niños pequeños interpretan mejor y con mucho entusiasmo personajes como los animales (gato, conejo, abeja), la naturaleza (flor, sol, estrella, etc), los juguetes (soldado, muñeca), etc. Un punto que ha sido muy cuestionado y debatido, sobretodo en los concursos internacionales de prestigio, es el de la típica niña de 9 años interpretando al cisne negro, con una técnica perfecta, con sus 32 fouettés impresionantes, pero, ¿entenderá lo que está haciendo? ¿puede una niña de 9 años entender que el cisne negro es una mujer que con sus encantos e intrigas seduce al príncipe?. Yo no lo creo. 

Habla con tus bailarines, cuéntales la historia, los personajes, de qué trata la obra, haz que se interesen y se apasionen por el tema. El bailarín responde mejor cuando está motivado, cuando le gusta su coreografía y la hace suya.

Haz que practiquen las secuencias más complicadas de la coreografía durante la clase, en el centro, en diagonales, por separado y después juntando los pasos. Utiliza pasos que los bailarines ya dominen, combinándolos entre sí, con variaciones en los brazos, etc. Pero también trata de utilizar pasos que impliquen un esfuerzo y un reto mayor para ellos. Por ejemplo, agregar un “balance”, una combinación de giros o la introducción a un paso que vayan a aprender el siguiente curso. Algo que les haga esforzarse y trabajar para lograrlo, pero que no sea imposible conseguirlo durante el tiempo que tengas de clase y ensayo.

Piensa en el público

Pregúntate porqué está ahí el público. ¿Qué quieren ver?, ¿Qué les interesa?, ¿Porqué debería gustarles tu obra?, ¿Cómo mantendrás su atención? Cada paso coreografiado debe estar hecho con el público en mente. 

Muchos coreógrafos caen en el error de pensar: “amo hacer esto”, dando por hecho que el espectador disfrutará la obra tanto como tú has disfrutado creándola. Eso es esperar demasiado, el hecho de que a ti te guste, no significa que deba de gustarle a la gente. Debes buscar la manera de mantener el interés de la gente a quien te diriges.

Mal hecho cuando un maestro piensa: ”Esta coreografía tiene un gran significado para mi, la gente no lo entiende pero yo estoy satisfecho”. Es un pensamiento egoísta, el coreógrafo ha hecho que su público pierda su tiempo y lo que es peor, ha olvidado la esencia de la danza: comunicar, emocionar, transmitir un mensaje, un medio de expresión. La obra coreográfica siempre debe ser creada pensando en el público. Recuerda que los padres de familia son parte de ese público y estarán especialmente interesados en ver los progresos de sus hijos.

La coreografía es un trabajo muy individual y subjetivo. Por supuesto que habrá gente a la que no le guste, pero debes procurar que emocione a la mayor parte de tu público. 

Diseñando

En base a todo lo anterior, puedes darle forma a la coreografía. Basándote en lo que investigaste, en las fuentes de inspiración, en el análisis musical, en tus bailarines y en tu público.

Recuerda que debes tomar en cuenta el diseño individual: cómo se ve una secuencia ejecutada por un solo individuo, y el diseño grupal: una secuencia con variantes y ajustes para que entre todos, formen un dibujo o diseño. Por ejemplo, con los bailarines mas avanzados, puedes utilizar un elemento llamado canon, en el que un bailarín empieza una secuencia, un segundo bailarín empieza la misma secuencia pero después, así sucesivamente. El siguiente video es una muestra muy clara de lo que es el canon:



"Canone". Coreografia de Massimiliano Volpini
Escuela de Danza Profesional "Il Balletto"

Elabora un diseño de piso. Son los dibujos que forman en el escenario un grupo de bailarines: en círculo, formando una diagonal, en forma de V, en semicírculo, etc. Recuerda que el cambio de un diseño a otro debe estar justificado, debe tener un porqué. No pongas diseños muy complicados a los niños pequeños. Los niños pequeños trabajan mejor en diseños sencillos como círculos, varias líneas rectas horizontales y/o verticales, todos en una sola línea horizontal o vertical. También funciona trabajar por parejas con los pequeñitos; el tener a un compañero (a) que tiene que hacer lo mismo, aprenderse lo mismo y con las mismas responsabilidades les da mayor seguridad y confianza. 




Recuerda que el diseño de piso también provoca diferentes efectos y reacciones. Los círculos y semicírculos son suaves, las líneas rectas son fuertes. La intensidad de un bailarín corriendo en línea recta directamente hacia el público, es completamente diferente que la de un bailarín que corre a través del escenario en una línea lateral hasta desaparecer del otro lado.

Ten en cuenta el escenario en el que se va a presentar tu obra: cuánto mide, si tiene desahogos (si no los tienes piensa como vas a resolver esa cuestión), qué equipo de iluminación tiene, si tiene telón principal o no, si tiene vestidores para los bailarines, si el piso es apropiado para las puntas, para los zapatos, para bailar descalzo, etc.

Planifica

Importante. Checa cuantas horas de ensayo tendrás disponibles en total y distribuye tu trabajo tomando en cuenta cuatro etapas: 
1. Montaje. Enseñar los pasos, aprender la coreografía.
2. Ensayo. Repasar la coreografía hasta que esté bien aprendida, y bien acoplada con la música. 
3. Limpieza profunda. Corrección y perfeccionamiento técnico.
4. Afinar detalles. Correcciones de brazos, de cabezas, de transiciones de un paso a otro, de expresividad e interpretación.

Cada ensayo y cada fecha debe estar perfectamente planeada. Una buena coreografía puede quedar totalmente arruinada por haberla terminado con prisas. Ten en cuenta las fechas para pruebas de vestuario y márcalas en tu calendario. La coreografía debe estar perfectamente terminada para el día del ensayo general.

Corrige sobre la marcha

Se vale hacer cambios sobre la marcha, durante los ensayos. Es posible que algún paso que creíste que se vería bien, en realidad no funciona. Cámbialo siempre y cuando estés todavía a tiempo. No cambies pasos ni secuencias a los pocos días de la función. El bailarín se sentirá inseguro, mal ensayado y lo más probable es que termine confundido y con una función desastrosa. Es preferible hacer los cambios pertinentes durante las etapas de montaje y ensayo.

Algo que a mí me ha funcionado y que recomiendo mucho es grabar los ensayos para después revisarlos en casa, con calma, cuadro por cuadro y de manera objetiva. Hay detalles, errores del bailarín o detalles en la coreografía que en el momento del ensayo se nos pueden escapar. Existen varias apps diseñadas para esto. Ubersense es la que yo utilizo y funciona bastante bien.

Evalúa el resultado

Durante la función, pon atención al aplauso. ¿Cual fue la coreografía más aplaudida? ¿Porqué crees que fue así?. Después de la función la gente comenta sobre lo que le gustó y lo que no le gustó. Escucha la crítica, los rumores, para darte una idea general de la impresión que provocó tu coreografía.

No culpes a los bailarines si el resultado no fue como esperabas. Si algo salió mal, probablemente es porque faltó tiempo de ensayo, porque no tenían el nivel para ejecutar esa coreografía, o porque no supiste motivarlos. Hay que corregirlos, sí, hacer observaciones y hablar con ellos de lo que salió mal, pero con la finalidad de aprender y mejorar, no de regañarlos o culparlos. Recuerda que ellos fueron los primeros en creer en ti y en tu trabajo, hicieron justo lo que les indicaste, paso por paso, cuenta por cuenta; les debes esa lealtad.

"VivaVivaldi" 
Coreografia de Massimiliano Volpini
Escuela de Danza Profesional "Il Balletto" 


Si te interesa aprender más sobre coreografía, te recomiendo el siguiente libro:

COREOGRAFIA. Método básico de creación de movimiento.
Sandra Cerny Minton
Editorial: Paidotribo
ISBN: 9788499100630


1 comentario: